Un suelo de madera añadirá un sentimiento de bienvenida a su recibidor.

También proporcionará una superficie resistente fácil de mantener impoluta.

Un suelo de madera dice bienvenido. Crea un ambiente cálido y confortable que parece y realmente es acogedor. También puede transformar un recibidor funcional en una entrada impactante a su casa.

Lo que cuenta son las primeras impresiones

Combinando un sentido de estilo y confort, un suelo de madera auténtica crea una sensación duradera. Es cálido, práctico y tiene un gran estilo, y con tantas posibilidades donde elegir puede usarse para conseguir un toque personal en su vivienda.

Resistencia a largo plazo

La madera es increíblemente resistente al uso y a la suciedad, por lo que es ideal para la entrada de una casa. Elija entre un amplio abanico de maderas resistentes y con un mínimo de cuidado permanecerá hermosa para las próximas generaciones.

Combinando materiales naturales

Los materiales naturales trabajan juntos realmente bien, e igual que en la naturaleza, la madera y la piedra forman un conjunto magnífico. En la entrada a una vivienda ofrecen una transición uniforme desde el exterior hasta el interior.

"Elegimos parquet de roble para nuestro recibidor porque queríamos crear una impresión de resistencia. Conocíamos que un suelo de madera dice "bienvenido" de una forma agradable y comprensible y que a la vez es resistente al tránsito y fácil de mantener"

"Cuide su suelo de madera y durará durante años y años. Nuestro mejor consejo sería que tenga en la entrada de su vivienda un espacio despejado con un felpudo para que las personas que le visiten puedan limpiarse las suelas de su calzado el entrar en su casa"
Ali Nichols

Consejos sobre los suelos de madera para los recibidores:

  • Elija una madera dura como roble, merbau o jatoba, para su recibidor, de esta forma conseguirá mayor resistencia al desgaste y al envejecimiento.
  • Elija una puerta de entrada a su vivienda que se complemente con el estilo de su suelo, o viceversa.
  • Coloque un felpudo a cada lado de su puerta, de forma que se elimine tierra y humedad.