Los suelos de madera pueden tener numerosos diseños, desde las tablas paralelas hasta los complicados modernos trenzados. El estilo de la casa, sea tradicional o contemporáneo, y el tamaño de la habitación pueden ayudar a determinar el tipo de suelo más adecuado. Las opciones más populares son las siguientes:


Una tira.

Disponible en formatos estrechos o anchos. Las tablillas se asierran de un solo tronco dando al suelo aspecto de tarima. Las maderas nudosas dan un aire rústico. Las maderas limpias se utilizan sobre todo en ambientes modernos. Estos suelos se consideran a menudo como exclusivos.

Dos o tres tiras.

Las caras de estos suelos se dividen uniformemente en tablillas o duelas, como los ladrillos en una pared. En los suelos de dos tiras las tablillas van de dos en dos. En los de tres tiras van de tres en tres. El eje de las tiras va en la misma dirección en todo el suelo. Este diseño se usa tanto en interiores modernos como tradicionales. Es especialmente adecuado para habitaciones pequeñas, que así parecen más espaciosas.

Diseños varios.

Incluyen la espina de pescado o espiga, el trenzado y la cubierta de barco y se colocan como parquet flotante. El suelo de dos capas, que se encola a la solera, también se puede disponer con diseños variados y combinando diferentes colores.