Con un mantenimiento adecuado un parquet puede durar generaciones, incluso si está sometido a un desgaste excesivo puede ser lijado y reacondicionado hasta conseguir una superficie que tenga el aspecto original. Los suelos de madera representan una inversión a largo plazo que puede disfrutarse cada día. Además es beneficioso para el medio ambiente.

Las veces que un parquet puede ser renovado superficialmente depende del grueso de su capa superior. Los parquets multicapa tienen un grueso de la capa superior que oscila entre 0,7 y 6 mm. Los suelos de madera maciza tienen gruesos hasta de 22 mm.


Dureza

De la misma forma que cada madera tiene un aspecto diferente, cada una tiene un nivel distinto de dureza. Esta propiedad puede ayudarnos a determinar que tipo de madera es la más adecuada a la función de cada habitación. Ciertas zonas de mucho tránsito, como los pasillos o las cocinas, necesitan maderas con mayor grado de dureza.

La dureza de la madera se determina mediante el ensayo de Brinell. Este ensayo, sencillo y preciso, se estableció por el ingeniero sueco Johan August Brinell. Consiste en comprimir contra la madera una bola de acero de 10 mm de diámetro, con una presión determinada y durante un tiempo especificado. La huella que queda en la madera permite determinar su valor de dureza Brinell. Cuanto más dura es una madera mas alto es el valor de dureza Brinell que se obtiene: